31/10/08

Subasta de 20 euros


Cuenta la historia que aquel tipo iba dando conferencias sobre Economía en empresas y universidades. Tras varias horas de brillante exposición, solía culminar con un experimento, una peculiar subasta. Sacaba del bolsillo un billete de 20 euros y lo ofrecía a los asistentes. La subasta únicamente tenía 2 peculiaridades:
  • Las pujas debían hacerse incrementalmente de 1 euro en 1 euro
  • La puja más alta se lleva el objeto subastado. La segunda más alta también deberá ser abonada, a cambio de nada
Llegados a este punto, vamos a hablar de las subastas, tema que por lo visto me interesa bastante. Por no enrollarme, voy a hacer únicamente una clasificación de tipos de subasta en función del objeto subastado:


Tipo 1: Objeto común

Si el objeto subastado es algo fácil de conseguir en el mercado, por ejemplo un coche, y además tiene un precio claramente establecido en el mercado, es de esperar que las pujas crezcan hasta cerca de ese precio sin superarlo nunca. Si el coche vale por ejemplo 20 mil euros, alguien que esté realmente interesado en comprarlo estará encantado de ahorrarse unos euros comprándolo mediante este método, pero no creo que nadie se gaste más de 20 mil en algo que puede obtener en el mercado por 20 mil.

Tipo 2: Objeto único

Como por ejemplo una obra de arte. Estos objetos no tienen un valor claro establecido, entonces la gente sube la puja hasta el valor que considere oportuno, alcanzando en ocasiones precios desorbitados. En este caso no hay mucho que decir, porque el valor de cada objeto es algo muy subjetivo.


En el caso que nos ocupa, parece claro que la subasta de un billete de 20 euros se ajusta al tipo 1. Cualquiera querría comprarlo por un valor inferior a 20 euros, pero nadie pagaría más de lo que vale. A no ser que se trate de un billete especial, por ejemplo firmado por La Terremoto de Alcorcón, pero en ese caso ya estaríamos hablando de una subasta tipo 2.

Pues esa misma historia que os contaba, dice que el precio medio que alcanzó aquel billete de 20 euros en las subastas fue de unos 50 euros. Y aún diré más, en una ocasión llegó a alcanzar casi los 300 euros. Increíble, ¿verdad?

Parece evidente que nadie pagaría por el billete de 20 euros más de 20 euros en una subasta normal. Pero no estamos hablando de eso, la normalidad se trastoca con la segunda de las normas: "La segunda [puja] más alta también deberá ser abonada, a cambio de nada".

Pongámonos en el caso. Una vez que ha comenzado la subasta, seguro que hay alguien que, sin pensarlo, ofrece 1 euro a cambio de los 20. Enseguida surgirán otras voces que, sin pensárselo demasiado, ofrecerán 2, 3, 4 euros...

Alcanzada cierta cantidad, la gente se lo pensará un poco más.Pongamos el caso de que alguien haya ofrecido ya 15 euros. No está mal, un beneficio de 5 euros. Pero claro, el de al lado también piensa que llevarse 4 euros a cambio de nada no está mal, y ofrece 16. El de los 15 se queda trastornado... Pero probablemente haya otro avispado que ofrezca 17, librando al de los 15 de pagar nada, porque ahora su puja ya no es la segunda más alta.

El de los 16, que es ahora el perjudicado, ofrecerá 18. Mejor tener un beneficio de 2 euros antes que perder 16... Lo mismo pensará después el de los 17, que ofrecerá 19. Y entonces el avispado que ofreció 18 subirá la puja a 20. Ni gana ni pierde. Pero al menos no paga 18 euros para nada.

Y ahora llegamos a un momento clave. El que pujó 19, que ya no aspira a llevarse ni siquiera el euro de beneficio, da una vuelta a su planteamiento. Ahora que no puede ganar, va a intentar perder lo menos posible. Y siempre es mejor pujar 21, y llevarse los 20 (1 euro de pérdida) que pagar los 19 a cambio de nada.

Parece claro que cuando la puja supere los 20 euros ninguno de los demás presentes hará una oferta, ahora lo único que pueden hacer es perder dinero. Por eso mismo, dado que nadie más va a entrar en la competencia, los 2 implicados (la puja más alta, y la segunda más alta) no tienen forma de salir, y hacen pujas cada vez más altas, paradójicamente con la esperanza de perder menos dinero.

Ahora la pregunta es cuándo van a parar... Y la respuesta... pues depende de su capacidad monetaria, pero sobretodo de lo que se hayan picado.

Personalmente puedo entender que se superen los 20 euros de puja por los motivos que ya he comentado. Veo muy raro que se alcance un precio medio de 50 euros... y me parece increible que en una ocasión se elevara el precio final a casi 300.

Ayer quise hacer una prueba empírica, y mandé para ello un correo a la lista de distribución de zendir.blogspot.com@gmail.com No a todo el mundo, porque a parte de mi gente ya les había hablado del tema en persona y no tenía sentido que participaran. Ellos serían mis cómplices en el experimento, jeje. Pues bien, es el momento de hacer públicos los datos del experimento:


Resultados de la puja:

No son concluyentes, a causa de la baja participación (sólo 4 pujas):
  • El porsiaca: puja de 1 euro, si nadie más juega le toca la lotería
  • El despistao: puja de 5.99 euros, aunque sólo valían cantidades enteras
  • La fiel: que juega todos mis juegos, puja de 9 euros
  • La neutra: puja de 20 euros, para que así nadie pierda ni gane
Conclusiones de la subasta:
  • Ha sido un fracasillo, tanto por la baja participación (debido a la desconfianza y al poco tiempo que he dejado) como porque expliqué mal las normas de la subasta en el correo que envié xD
  • Aunque se trataba únicamente de un juego para ver si se cumplía lo que contaba la historia, tenía que parecer que había dinero real en juego para que el resultado tuviera un mínimo de validez
Estudio de las pujas:
  • La puja de 1 euro me parece inteligente, y con poco riesgo
  • La puja de 5.99 euros... sin comentario
  • La puja de 9 euros es arriesgada, hubiera sido la segunda más alta y perdedora
  • La puja de 20 euros es curiosa y no la entiendo, en caso de que alguien (por ejemplo, el dueño de la puja de 9 euros) hubiese puesto 21, ¿qué hubiese pasado?*
Reparto de premios:
  • A los que habéis jugado, gracias
  • A los que habéis hecho comentarios constructivos, gracias
  • A los que no lo hayan entendido o les haya molestado, lo siento
  • A los que a parte de no entenderlo crean que lo he hecho para estafar a mis amigos, ¡una de queso!
¡¡¡Hasta la próxima!!!


* PD: Sobre la marcha me he dado cuenta de que en lugar de dejar la pregunta en el aire podía alargar un poco más el experimento, y le he dicho a la persona que pujó 20 euros, que la que había pujado 9 ha subido a 21, y que ahora ella me debía 20 euros. ¿Qué pensáis que ha ocurrido?

PD 2: ¡¡¡Pues que me ha mandado a por una de queso a mí también!!!

xD

5 comentarios:

Nat dijo...

Es que soy intolerante a la lactosa. =/

Zendir dijo...

¿A la lactosa también?

Bueno, pues toma esto.

Fernando dijo...

Pues sin saber nada de esto (yo creia que solo valia una puja por persona) no me la jugue a ser segundo.

Tungusky dijo...

Vale, yo no he participado, porque no me dio tiempo a asimilar el juego... Ha sido muy rapido!!! Pero es intersante el tema. Si hubiera apostado, creo que primero empezaria por 1€, y si tuviese mas oportunidades, pues ya veriamos...

Zendir dijo...

La verdad es que no lo expliqué bien... pero creo que normalmente en las subastas se pueden hacer todas las pujas que uno quiera. Si haces una, y alguien te la supera, puedes volver a hacer otra mayor.

Las únicas normas especiales eran esas 2 que dije.