26/6/08

El actor porno


Siempre he pensado que uno de los trabajadores de mi oficina, con el que no trato directamente, me sonaba de algo. Me fijaba en su cara cada vez que nos cruzábamos en la máquina de café o en un pasillo... hasta que supe de qué me sonaba aquel tipo. ¡Era actor porno! O al menos, se parecía a uno.

Después de muchos meses, ayer mismo se puso a mear a mi lado en los servicios del trabajo, desafiando la ley del retrete, que dice que "(...) si están todos los retretes libres, el primero que llega ha de ponerse en uno de los extremos. El segundo, ocupará el retrete del extremo opuesto. En caso de que llegue un tercer usuario antes de que uno de los anteriores abandone los urinarios, deberá colocarse a una distancia prudencial de ambos (...) y sólo en el caso de que no haya más remedio, el usuario recién llegado ocupará un urinario adyacente a otro ocupado."

El caso es que por fin iba a poder revelar el misterio. ¿Sería él? ¿No sería él? Me llamó la atención que antes de proceder a la micción el sujeto se echó la corbata para atrás, dejando que le cayera por la espalda. Este hecho me alejó de mi propósito principal, y ahora sé que el sujeto salpica mucho al orinar (más que saber, lo supongo), pero sigo sin saber si es el actor porno o solamente se le parece.

Habrá que seguir investigando.

4 comentarios:

gux dijo...

Veo que conoces a ese actor muy a fondo... de hecho para reconocerle necesitas ver su instrumento... ¿qué escondes, Zendir?

Tungusky dijo...

Wuuuuuuuuaaaaaaaaaaaa!! Te han pillado!!

galletitas dijo...

Algún titulo que recuerdes en especial de dicho actor?

Jajajaja espero q sólo se le parezca ...sino te puede pillar a traicción en los baños... :P

Bss

flop dijo...

Pero... ¿la ley del retrete no es "uno sí, uno no"?