27/5/08

Cosas que me molestan (cuando voy en tren)


Sin mucho esfuerzo, acabo de hacer una recopilación de cosas que me molestan cuando voy en tren:
  • La gente que hace trampas en las colas, ya sea para subir al tren, pasar los tornos o subir las escaleras mecánicas. La técnica más empleada es la culebrilla lateral, que consiste en pasar olímpicamente de la cola, hacer una aproximación lateral al elemento (tren, torno, escalera) y colarse sin más. Casi siempre funciona, y en el peor de los casos te llevas algún que otro insulto, normalmente de categoría C (caradura, sinvergüenza, etc.)
  • La gente que mira a la otra gente con total descaro, normalmente a causa de la presencia física de la gente observada.
  • La gente que no es capaz de tener la boca cerrada, literalmente (no es ningún tipo de metáfora relacionada con hablar mucho). Esto no es exclusivo de cuando voy en tren.
  • La gente que no es capaz de tener el pico cerrado, ahora sí, metafóricamente. ¿No se dan cuenta de que hay gente que quiere dormir, o simplemente disfrutar de un viaje tranquilo sin escucharles a ellos?
  • La gente que lleva la música demasiado alta, ya sea con los auriculares a tope o directamente sin ellos, a través del altavoz del teléfono móvil o similar.
  • La gente que se saca los mocos delante de todo el mundo, esto me parece de pésimo gusto.
  • La gente que da el golpetazo al levantarse de los asientos abatibles, sujetarlo no cuesta nada y es beneficioso para todos, creo yo.
  • La gente que no cede el asiento cuando debe cederlo, a ancianos, niños pequeños, embarazadas, gente con lesiones, etc.
  • La gente que te empuja al subir o al bajar del tren, incluso cuando están viendo que hay una marea de gente por delante tuyo, en lugar de esperarse y dejar que la masa fluya.
  • La gente que lee el periódico incluso cuando no hay sitio, y te golpea con él, te lo clava en cualquier sitio...
  • La gente que va detrás tuya y pone su mano a pocos centímetros del torno, ansioso por meter el billete incluso cuando aún no ha dado tiempo a que metas el tuyo.
Y todo esto me ha salido sin pensarlo apenas...

En una categoría especial colocaría las 2 siguientes, que son cosas que me llaman la atención, aunque no son cosas que me molesten:
  • La gente que va con el nudo de la corbata pésimamente hecho. Lo siento, yo tampoco sabía, y aprendí, no es tan difícil...
  • La gente que nada más salir de una estación se colocan en la puerta para bajarse en la siguiente. A veces, incluso, le dan al botón desde que el momento en que el tren arranca.

6 comentarios:

Alteza dijo...

Holaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!

Yo como trenero habitual hay 1 cosa que no soporto y pasa casi siempre a los viajeros (sobre todo en Atocha).... EL PASILLITO QUE TE DEJAN LOS QUE ESPERAN SUBIR AL TREN CUANDO LOS PASAJEROS DEL TREN QUE LLEGA ESTAN BAJANDO. Eso si lo dejan que muchas veces suben mientras bajas... ya lo dicen los carteles coño 'ANTES DE SUBIR, DEJEN BAJAR'

Tungusky dijo...

Jo Alteza, lo del pasillito es tan real... A mi me pasa en el metro, cuando llego a Avenida América, todos se agolpan en la puerta, y como yo salgo por el lado por el que no sale nadie, no se si es que no me ven o que, pero empujones varios, hueco inexistente muchas veces... entran como locos para poder sentarse!!!
Por otro lado, me viene a la memoria los trenes de la India, en los que no había puertas, y cuando llegaba a la estación el tren, sin pararse, la gente empezaba a bajar dando saltitos, y cuando estaba parado, todos los que estaban en el anden (muchos, pero muchos) empezaban a subir sin dejar bajar a los que estaban en el tren (muchos, muchos, pero muchos).
Ays, nuestros queridos transportes públicos, que haríamos sin ellos!!

Sergio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sergio dijo...

La gente que mira a la otra gente con total descaro, normalmente a causa de la presencia física de la gente observada.

Bueno, a mi me pasa algo parecido. No es que me moleste, pero me parece curioso la gente que va mirando al suelo, como con miedo de mirar a los demás. ¡Coño, que no pasa nada por mirar a otra persona! Tampoco hace falta hacer un escáner completo, pero vamos, que ni tanto ni tan calvo.


Y sobre todo, en lo que más de acuerdo estoy es en lo de la gente que se pone en la puerta desde la estación anterior... ¡aaaarrg! Qué ganas de asesinar que me entran a veces.

gux dijo...

A mí me revienta la gente que no te deja bajar (lo que ya habéis comentado del pasillito), la gente que se pone la música en el móvil sin auriculares ni leches, los que no dejan el asiento y los que no se lavan...

Lo demás tiene un pasar

Zendir dijo...

Tenéis razón en lo del pasillito. Además entiendo que Gux esté especialmente sensible con el tema.

También en lo de los olores... deberían hacer vagones especiales para la gente que en su vida diaria opta por la no-higiene, para no trastornar al resto.

Por último, se me olvidó contar un caso de un tren que cogí en Madrid con destino Vicálvaro (es decir, que su recorrido termina una parada antes de la mía). El tren venía bastante lleno, y mucha de la gente iba para Coslada o más allá. En Vicálvaro nos tuvimos que bajar todos. Cuando vino el siguiente tren y subimos, la gente entraba y se quedaba al lado de la puerta en lugar de ir entrando (porque se querían bajar en la siguiente) y se formó el peor tapón que he sufrido yo en un tren, con tal presión por todas partes que menos mal que eran todos fornidos obreros sin duchar, porque en esa jungla hostil un niño, un anciano, o alguien menos fornido o más aseado lo hubiese pasado mal.

¿Por qué hay trenes con destino Vicálvaro? No tiene sentido señores...