29/12/06

Raro

No digo diferente, digo RARO.


No me preguntéis por qué, pero es así como me siento.

Se me escapan de las manos los últimos días del año, últimamente el tiempo transcurre demasiado deprisa.

Son muchas las cosas que tengo que hacer, y muchas las ideas que se entrechocan dentro de mi cabeza. En muchas ocasiones los pensamientos por encima de los actos y no dejan ni las migas.

TODO ES RELATIVO, eso lo tengo claro... ¿pero relativo a qué?

¿Pesa más el presente o el futuro? ¿Invertir en semillas o comerse ya la fruta?

2 comentarios:

Campanilla dijo...

Pues como bien dices, todo es relativo...
Para la pregunta de si hay que pensar en el futuro o en el presente, yo creo que no hay una respuesta concreta, ya que hay que pensar en el futuro pero tampoco levantar la vista tanto para intentar ver lo que hay delante, porque puede ser que te encuentres con alguna piedra que te haga tropezar por el hecho de no mirar un poquito al suelo.
Conclusión: hay que preocuparse por el futuro sin dejar de lado el presente, es decir, hacer un poco lo que dicten tus impulsos.
Muchos besitos peque!
¡SE FELIZ!

Anónimo dijo...

Hola!!!

De sobra sabes lo que pienso del tema. Yo siempre ando mirando más al futuro que al presente. Eso tiene algunas ventajas porque casi nada te pilla de sopetón ya que casi todo lo tienes previsto. Sin embargo tiene sus inconvenientes porque no siempre se disfruta del presente.

En fin, lo mejor es vivir el presente sin olvidar que hay un futuro.

Un besoTe muy Fuerte.